Luminoterapia

 ¿Cómo empiezo con la terapia de luz?

Muchos de nosotros sufrimos depresión, trastorno afectivo estacional y otros trastornos del estado de ánimo. La terapia de luz es una forma excelente de aliviar los síntomas de estos trastornos al regular los patrones de sueño y los ritmos circadianos del cuerpo.  

Muchas personas se encuentran en un estado depresivo sin razón aparente, lo que puede conducir a problemas de salud mental a largo plazo. Esta afección se denomina trastorno depresivo mayor (TDM).

Es importante señalar que algunas personas pueden estar deprimidas porque padecen otra enfermedad, como el trastorno bipolar o la depresión posparto. La fototerapia puede utilizarse como un tratamiento antidepresivo natural, seguro y eficaz.

La exposición a la luz solar y a otros tipos de luz desencadena procesos químicos en nuestro cuerpo y nos ayuda a mantenernos despiertos.

Filtros activos

Los orígenes de la terapia de luz:

Los orígenes de la luminoterapia se remontan a principios del siglo XX, cuando un médico, el Dr. Siegmund Breitbart, comenzó a utilizar la luz eléctrica para tratar la tuberculosis. Descubrió que exponer a los pacientes a una luz brillante ayudaba a mejorar su estado de ánimo y sus niveles de energía.

En la década de 1940, otro médico, el Dr. Alfred Lewy, exploró los beneficios de la terapia de luz para los trastornos del estado de ánimo. Descubrió que exponer a las personas a una luz brillante durante el día podía ayudar a mejorar su estado de ánimo y sus niveles de energía.

¿Qué es la fototerapia y cómo funciona?

La idea detrás de la terapia de luz es que la exposición a la luz natural o artificial ayuda a regular los patrones de sueño y los ritmos circadianos del cuerpo. Es importante señalar que todas nuestras células tienen un reloj interno, llamado "ritmo circadiano", que desempeña un papel importante en muchos procesos biológicos.

La terapia de luz utiliza una luz brillante que sustituye a la luz solar; se cree que así se activan ciertos genes y sustancias químicas del cerebro que pueden ayudar a aliviar los síntomas de la depresión, como la fatiga, la falta de apetito y los pensamientos suicidas.

La mayoría de las formas de terapia de luz implican sentarse o trabajar cerca de un tipo especial de lámpara con luces LED blancas de alta intensidad. Este dispositivo envía más de 3.500 lux (unidad utilizada por los científicos para medir la luminosidad) a través de unas lentes muy grandes fijadas a la lámpara.

¿Cómo utilizar la terapia de luz para la depresión?

La luminoterapia es una forma excelente de aliviar los síntomas del trastorno depresivo mayor (TDM).

La clave de la terapia de luz es la exposición a la luz natural o artificial brillante a primera hora de la mañana, que ayuda a regular los patrones de sueño del cuerpo y los ritmos circadianos

Debe utilizar esta luz durante al menos 30 minutos cada mañana, antes de los 30 minutos después de despertarse. Si utilizas una caja de luz, te será más fácil saber cuándo has terminado la sesión, ya que el aparato se apaga automáticamente al cabo de media hora.

Salir a la luz del sol puede ser tan eficaz como utilizar una lámpara especial, pero algunas personas prefieren no salir porque pueden sentirse acomplejadas por su aspecto si su depresión es lo suficientemente grave.

¿Cómo puede utilizarse la fototerapia para el trastorno afectivo estacional?

El trastorno afectivo estacional de invierno (TAE) es un tipo de depresión que suele aparecer en otoño o invierno, cuando hay menos luz solar.

Los principales síntomas de este trastorno son la fatiga y la falta de interés por las actividades cotidianas. Las personas con TAE también tienden a comer en exceso y a ganar peso durante estos meses. En algunos casos, también pueden perder el sueño

La terapia lumínica para el TAE invernal es similar a la terapia lumínica para el trastorno depresivo mayor: hay que utilizar luz brillante a primera hora de la mañana y salir a la luz del sol natural siempre que sea posible. Tenga en cuenta que esta forma de terapia de luz sólo será eficaz si su reloj corporal sigue un ritmo estacional

¿Quién debería considerar el uso de la terapia de luz?

La fototerapia puede ser un tratamiento eficaz para la depresión posparto (PPD).

Los síntomas de este tipo de depresión son similares a los del trastorno depresivo mayor. Sin embargo, se desarrollan poco después del parto y duran mucho más que las cuatro o seis semanas habituales en las personas con TAE.

Debería considerar el uso de la fototerapia si tiene dificultades para dormir o concentrarse en el trabajo debido a los altos niveles de fatiga. Las mujeres embarazadas deben hablar con su médico sobre la fototerapia antes de probarla por su cuenta

Las personas que no responden bien a otros tipos de terapias antidepresivas, como los SSRIS, pueden beneficiarse de la fototerapia.

Los beneficios de la terapia de luz:

La mayoría de las formas de terapia de luz implican sentarse o trabajar cerca de un tipo especial de lámpara con luces LED blancas de alta intensidad. Este dispositivo envía más de 3.500 lux (unidad utilizada por los científicos para medir la luminosidad) a través de unas lentes muy grandes fijadas a la lámpara.

La fototerapia puede ayudar a reducir síntomas como la fatiga, la falta de apetito y los pensamientos suicidas.

La mejor hora del día para utilizar la terapia de luz:

El mejor momento del día para utilizar la terapia de luz es por la mañana, en los 30 minutos siguientes al despertar. La luz solar matutina es una forma natural de ayudar a regular los patrones de sueño y los ritmos circadianos del cuerpo.

¿Cómo puedo maximizar los efectos de la fototerapia?

Hay varias cosas que puede hacer para maximizar los efectos de la terapia de luz:

Asegúrate de utilizar la luz durante al menos 30 minutos cada mañana.

Siéntate o trabaja cerca de un tipo especial de lámpara con luces LED blancas de alta intensidad.

La exposición a la luz natural o artificial ayuda a regular los patrones de sueño y los ritmos circadianos del cuerpo.

Si está pensando en utilizar la terapia de luz para mejorar su estado de ánimo, hay que tener en cuenta algunas cosas. En primer lugar, consulte a su médico para saber si este es el tratamiento adecuado para usted. En segundo lugar, determine qué tipo de terapia de luz es mejor para usted y asegúrese de tener el equipo que necesita. Por último, establezca objetivos y expectativas realistas sobre cómo la fototerapia le ayudará a mejorar su estado de ánimo. Teniendo en cuenta estos consejos, empezar la terapia de luz debería ser fácil y eficaz.

Terapia de luz y jet lag:

La fototerapia también se utiliza para combatir el jet lag. El jet lag es una alteración del ritmo natural de sueño y vigilia del cuerpo que puede producirse cuando se viaja a través de varias zonas horarias. Los síntomas incluyen fatiga, desorientación, dolores de cabeza y náuseas.

Terapia de luz y melatonina:

Otro beneficio de la terapia de luz es que puede ayudar a aumentar la producción de melatonina. La melatonina es una hormona que ayuda a regular el sueño, la vigilia y ciertas enfermedades neuropsiquiátricas.

Los diferentes productos de fototerapia :

Lámparas de luminterapia :

Las lámparas utilizadas para la terapia de luz emiten una luz brillante. La luz emitida está equilibrada en los espectros azul y rojo, que se dice que son los más eficaces para restablecer los ritmos circadianos del cuerpo. Hay varios tipos de lámparas de terapia de luz en el mercado, también se puede utilizar la luz del día, pero el espectro de esta luz no es óptimo para la terapia de luz. La luz emitida por estos dispositivos llega directamente a las retinas, lo que estimulará ciertas estructuras del cerebro que intervienen en la regulación de nuestros ritmos circadianos.

Gafas:

El uso de gafas para la terapia de luz también es una opción. Estas gafas funcionan de forma similar a las lámparas, ya que emiten un espectro de luz equilibrado. La diferencia es que la luz se proyecta directamente en los ojos, lo que ayuda a restablecer los ritmos circadianos.

Simuladores de amanecer:

Los simuladores del amanecer son un tipo de dispositivo de terapia de luz que simula la salida natural del sol. Esto aumenta lentamente la intensidad de la luz de su entorno, lo que puede ayudar a restablecer sus ritmos circadianos. Hay diferentes tipos de simuladores de amanecer en el mercado, pero todos funcionan de la misma manera. La luz es tenue al principio y se intensifica lentamente hasta alcanzar su máxima luminosidad, normalmente entre 30 minutos y una hora después de despertarse.